Todo el mundo anda repitiendo el discurso oficial de Millonarios para la nueva Liga que empezó este fin de semana, la Liga de la defensa del título. Básicamente son tres dichos: 1. ¿Cómo es el equipo campeón, puede usted con el mismo equipo se repite. 2. Los refuerzos serán más pelado de la cantera. 3. Que este segundo semestre será de ensayos, reajustes, confirmaciones y descartes para dizque pelear el otro año la Libertadores.

(Le puede interesar: Millonarios estrena su título con empate de visita a Pasto)

Vamos. El primer punto se soporta en la lógica simple. De acuerdo: con ese equipo se puede pelear otra vez la Liga, pero sin ser cancheros. Que en Millonarios no olviden que ganaron el título merecidamente, pero a ras con apenas y, según toda la intelectualidad del fútbol en radio y redes, dizque a un Nacional pésimo.

La lógica simple también reveló que las diferencias en las nóminas del fútbol nuestro de cada día no son tantas y que el sistema del campeonato, además, iguala. Pasto y Águilas bien pueden ser finalistas hace tres semanas. Pereira fue campeón en diciembre de 2022. Santa Fe se rearma con DT y 12 rechaza a un molde tipo Alianza Petrolera, que también podría ser finalista. Insisto, siento que en Millonarios están muy cancheros: que no se les olvide que tienen la obligación de revalidar el título y alcanzar a Nacional.

(Lea además: Alberto Gamero lamentó que Millonarios no hubiera marcado gol tras empatar con Pasto)

As lo dije en la columna que escribí el día del título azul, no se me sale de la cabeza una frase de Guardiola al ganar, por fin, la Champions: «El verdadero merito es estar arriba siempre, ahí, en la pelea, cerca of the finals. Así, finalmente tendrás que ganar porque estás más cerca». Los grandes deben estar arriba, peleando para ganar y volver a ganar. 2013) Junior (2019) y Tolima (2021) fueron campeones y subcampeones.

Ahora, el solo apostar por la cantera tiene sus más y sus menos y parece más una política empresarial de esas que en Power Point repiten eso de misión y visión. Apostar por jóvenes del semillero no está mal, ni más faltaba, pero no puede ser absoluto. Descubrir que los talentos son naturales y básicos en esta industria. Pero repito: no puede ser absoluto, porque no lo es en el fútbol, ​​a excepciones que confirman la regla. No lo hizo ni el Barcelona mítico que sacó de la cantera a varias de las más grandes joyas de su historia, pero siempre las reforzó, por mencionar apenas unos pocos, con Eto’o, Henry, Ibrahimovich, Alves, Touré, Umtiti, Abidal , Villa, Neymar, Suárez…

En Millos faltan al menos un lateral, otro extremo y otro creador. Diego Abadía (24), que pintaba tanto para ser un artillero cuando fue goleador juvenil, regresa, ojalá, con los pies más en la tierra.

Y, finalmente, la Libertadores es para Millos un sueño a mediano o largo plazo. Es como pedirle a Colombia ser campeón del mundo.

Primero debe ganar acá otra vez. Que el titulo de la finalisima sobre Nacional no los ponga cancheros…

base de datos Es impresentable, por simple semiótica, que tres equipos jueguen con el mismo uniforme. Millos, Junior y DIM defienden los colores de una marca. Los colores de los equipos los profanó la industria hace años. El signo pesos vale mas que cualquier simbolo.

MELUK LE CUENT…

GABRIEL MELUK
Redactor de DEPORTES
@MelukLeCuenta

Más notificaciones de deportados

-Venta a la luz video de Colombia vs Irlanda: esta fue la falta que desató la polémica

-Messi y Beckham: así fue el emotivo encuentro de las dos estrellas en Miami

-Expulsión conmovedora: joven jugador de América se despide en llanto al ver tarjeta roja