Ryanair ha anunciado este miércoles que la mayoría de agencias online como Booking.com, eDreams, Lastminute, Kiwi o Kayak, a las que califica de “piratas”, han dejado de vender sus billetes desde principios de diciembre, una medida que espera que no afecte a sus previsiones de tráfico o rentabilidad de los próximos dos años. La compañía mantenía abierta una guerra tanto comercial como legal contra estas compañías, a las que acusaba de engañar al consumidor cobrándole recargos e impidiéndole una comunicación directa con la compañía ante cualquier incidencia con sus vuelos.

La aerolínea dirigida por Michael O’Leary señala que esta retirada de los canales de venta no autorizados puede ser el resultado de la presión de las agencias de protección al consumidor o de la sentencia del Tribunal Supremo irlandés, que ha dado la razón a Ryanair en su denuncia a la empresa Flightbox, a la que acusó de screenscraping, es decir, copiar el contenido de su web mediante el uso de tecnología bot para engañar a los usuarios que quieran adquirir un billete.

La aerolínea low cost irlandesa destaca que las ventas a través de estos canales online representan una parte muy pequeña de las reservas, pero que los factores de ocupación podrán verse reducidos en un 1% o 2% en el corto plazo. No obstante, no cree que afecte a las previsiones ni de tráfico ni de rentabilidad para los dos próximos ejercicios fiscales. El beneficio después de impuestos previsto por Ryanair para este ejercicio fiscal está situado entre 1.850 millones y 2.050 millones de euros.

En respuesta a esta caída de ventas, la compañía ha indicado que bajará las tarifas cuando sea necesario para “animar a los pasajeros a reservar” directamente en su web, “donde garantiza que siempre obtendrán las tarifas aéreas más bajas” sin sobreprecios. Además, pone sus tarifas a disposición de las agencias de viajes “honestas y transparentes”, como Google Flights, que no añaden recargos ocultos a los precios y dirigen a los pasajeros directamente a la web de Ryanair, según señala la nota de la compañía.

Récord de pasajeros

Asimismo, Ryanair ha terminado 2023 con un nuevo récord de 181,8 millones de pasajeros, lo que supone un 13% más que 2022, año en el que ya había superado el registro de 2019, previo a la pandemia. En 2023, la aerolínea irlandesa movió a un 19,4% más de usuarios que antes de la covid. De esta forma, se consolida como la primera aerolínea por número de pasajeros tanto en Europa como en España. La irlandesa espera cerrar su ejercicio fiscal, a 31 de marzo de 2024, con 183,5 millones de pasajeros, de los que 55 millones serán en España.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO